Parking público El Carbonero

Antecedentes | Análisis | Fases del proyecto

Cubrición de patio de manzana y adecuación de planta sótano y accesos para aparcamiento público en la antigua estación de autobuses de El Carbonero

Promotor El Carbonero S.A.
Lugar Oviedo
Fecha Julio 2014
Superficie de intervención 2.387 m2
Consultoría de estructuras Francisco Mena
Ingeniería de instalaciones Sebastián Pérez Martín
Dirección Técnica Iciar Pichel Berra
Empresa constructora Construcciones Emilio Cueto
Control de calidad Ingenieros Asesores
Diseño gráfico Laura Recio y CiO Estudio
Fotografía Daniel Ojanguren y CiO Estudio
 

Antecedentes

La antigua estación de autobuses de El Carbonero, construida en 1970, estaba situada en la calle Padre Suárez, frente al parque del Campillín, en Oviedo. Consistía en un patio de manzana descubierto de 1700m2 que albergaba las dársenas y la escalera de acceso a éstas. El resto de las dependencias se situaban en la planta baja y sótano del edificio situado en la parcela. Para acceder al patio de manzana se cruza el edificio a través de una rampa que salva el desnivel de 4m existente entre la cota de la calle Padre Suárez y el patio. En 2007 la estación cesó su actividad.

 

Análisis

El Carbonero S.A., propietario de la estación, nos propone el encargo de adaptar las instalaciones existentes para poder desarrollar la actividad de aparcamiento público de rotación. Se empleará para este uso el patio de manzana y la planta sótano del edificio existente en la parcela. El presupuesto por metro cuadrado es de 250 euros.

El patio de manzana está rodeado por edificios de viviendas y presenta un perímetro irregular. Según lo previsto en el Real Decreto 1367/2007, la actividad no puede emitir al exterior más de 55 dBA medidos en fachada de edificios no colindantes, y 35 dBA medido al interior de edificios residenciales entre las 7 y las 23 horas. Este condicionante obliga a diseñar para el patio una cubierta que asegure el aislamiento acústico exigido.

A las restricciones acústicas, hubo que añadir las condiciones urbanísticas que planteaban unas limitaciones en altura muy restrictivas: altura máxima de 3 metros en parte del perímetro, altura máxima en toda la parcela de 4,10 m, altura máxima definida por un plano imaginario formado por las líneas que unen forjado de planta baja + 50cm de edificios enfrentados. La altura crítica interior es de 2,20 m.

 

Fases del proyecto

La intervención a realizar en la antigua estación para el nuevo uso de aparcamiento consistió en:

Derribo

Derribo de los elementos existentes en el patio: muros perimetrales, dársenas, escalera, debido a su deterioro o por no cumplir con las normativas vigentes.

Adaptación de accesos

Adaptación de accesos a la normativa vigente, realizando un acceso peatonal independiente del rodado formado por: pasillos, escalera y ascensor adaptados, en planta baja y sótano; y adaptación de las pendientes existentes en el acceso de vehículos.

Cubrición de patio

El patio, debido a su perímetro irregular dificultaba la distribución de las plazas de aparcamiento. Tras analizar varias opciones, se define un esquema de distribución óptima fijando en 70 el número mínimo de plazas a considerar en proyecto, incluyendo dos plazas adaptadas, un mínimo de 10 plazas grandes, viales de 5m y radios de giro de 6m.

Las limitaciones de altura y la propia morfología de la parcela constituyen importantes restricciones para el diseño de la cubrición. Mediante el sistema de planos acotados se definió un primer esquema formado por 5 faldones de pendientes iguales, cumpliendo los límites de altura definidos en la norma. Se determina el uso de panel sandwich acústico como material de cubierta, con un porcentaje de policarbonato definido por el estudio acústico. La pendiente de los faldones será del 7%, la mínima necesaria para asegurar la estanqueidad de este tipo de cubiertas.

El sistema estructural, desarrollado en colaboración con Francisco Mena, tenía que responder a la geometría impuesta por la cubierta y a la distribución óptima del parking. Al mismo tiempo tenía que ser resuelta con el menor número de pilares debido a las características del terreno, ya que el tipo de cimentación necesaria (pozos de cimentación) encarecía el presupuesto y había riesgo de desplome del terreno durante su ejecución.

Existen dos niveles estructurales, uno formado por cerchas principales cuya disposición está definida por la geometría de la parcela, y otro de cerchas secundarias que nos permiten adaptar la posición de los pilares a la distribución de las plazas, y no al revés cómo ocurre en los sistemas convencionales.

Además, este sistema reduce el número de pilares a un total de 11, rebajando el coste de la cimentación al mismo tiempo que mejoramos la usabilidad del parking. Todos los pilares están retranqueados del perímetro un mínimo de 3m, evitando la cimentación de los edificios colindantes, de tal forma que la cubierta trabaja en voladizo en estas zonas.

El resultado final es una estructura metálica extremadamente ligera, con un peso total de 18Tn (14,5 Kg/m2). Esto constituye una reducción del 38% en el peso/coste en comparación con un sistema estructural convencional de vigas de acero laminado y retícula de pilares de entre 7 y 8 metros de luz.